La Epidemiología es una disciplina básica de la salud pública, que se ocupa de la dimensión colectiva o poblacional de los problemas de salud. A lo largo de su desarrollo histórico se ha consolidado como una ciencia del razonamiento objetivo en las ciencias de la salud, superando su inicial objetivo de evaluación del papel causal de agentes infecciosos. El método epidemiológico, estrechamente relacionado con el método científico, ha servido para el desarrollo de distintos diseños de investigación sanitaria. La incorporación de la mirada social y de la salud colectiva le ha permitido a la epidemiología reflexionar sobre los determinantes sociales de la salud y la investigación de inequidades socio-sanitarias. Sus aplicaciones exceden la vigilancia epidemiológica de enfermedades infecciosas como la pandemia por COVID, pero también brotes epidémicos, análisis de endemias, y de enfermedades crónicas no transmisibles, se ha convertido en un importante apoyo para la planificación sanitaria y el establecimiento de prioridades en salud.

 

La Medicina Basada en la Evidencia es un nuevo paradigma en la práctica de la medicina, que intenta des enfatizar (no descalificar), a la intuición, la experiencia clínica no sistemática y la racionalidad fisiopatológica como cimientos de la racionalidad clínica y enfatiza el uso de la investigación para basar las decisiones clínicas.

Saltar la brecha entre la práctica clínica y la epidemiologia, exige nuevas habilidades y conocimientos, tales como: búsqueda eficiente de la evidencia producida por la investigación, aplicación de reglas formales para evaluar la literatura científica y aplicación de la evidencia a nuestros pacientes respetando sus valores y preferencias. Además de esto requiere también mantener una mirada crítica y atenta a la gestión del conocimiento medico tal como se muestra hoy en día

La influencia de la MBE ha sido reconocida por publicaciones populares como New York Times, que en el 2001 la declaro la idea del año, y por la prensa académica, BMJ la declaro una de las 15 piedras angulares de la medicina.

En tiempos en donde la información es fácilmente accesible y enorme, y la industria farmacéutica estimula las investigaciones pagas, es necesario para los médicos en contacto y decisores, tener las habilidades para discriminar los sesgos que alientan conductas o intervenciones terapéuticas y diagnósticas, erróneas, inapropiadas, caras o que no produzcan el beneficio que promueven.

En este marco, se propugna el aprendizaje de estas habilidades lo más precozmente posible, es decir durante la formación de grado, pero si esto no fuera así, es necesario estimular en nuestros colegas la adquisición de estas habilidades.

En definitiva, la medicina Basada en Evidencia, implica también, una democratización del

conocimiento, un empoderamiento y un enorme aporte a la calidad y seguridad de los pacientes.

Los profesionales relacionados a la salud no adquieren las herramientas y destrezas suficientes en su formación de pregrado como para enfrentar estos desafíos de la información en forma adecuada.

Si bien desde hace algunos años se ofrecen en la Universidad Nacional del Comahue seminarios de pregrado relacionados con la Medicina Basada en la evidencia y más recientemente con la Introducción a la Evaluación de Tecnologías Sanitarias, gran cantidad

 

 

de profesionales de la salud deben tomar hoy decisiones de tratamiento de sus pacientes o sanitarias relativas a las tecnologías que resultan de alto impacto (presupuestario, ético, en la equidad) en un contexto de elevada incertidumbre.

 

 El Curso de Postgrado Universitario “Epidemiologia y Medicina basada en la evidencia” aportara las herramientas iniciales no solo para la práctica de la medicina clínica sino también para la gestión y para la utilización racional e independiente de medicamentos y tecnologías